Noticias

¿Haz pensado que tus condiciones económicas favorables no cambiarán? ¿Piensas que con este sueldo te da y la inflación nunca sucederá? ¿Es necesario tener ese terreno por siempre? ¿Acaso la casa que tienes es necesaria? Algunos economistas afirman que cada 8 o 10 años se suscita una crisis económica, tengamos en cuenta que la última fuerte que se tuvo fue en 2008 y antes en 1994. Es importante estar preparado ante cualquier eventualidad y la clave es vender o comprar propiedades. Tengamos en cuenta la especulación y documentémonos cuando es el mejor momento.


Cuenta una leyenda que John D. Rockefeller, uno de los millonarios más famosos de la historia, escuchó a su limpiabotas hablar de las inversiones que el mismo tenía en la bolsa. Este fue el indicativo para que el personaje vendiera todas las acciones que tenía, poco después vino La Gran Depresión.
John D. Rockefeller no era tonto y tenía una acertada cultura financiera, su lógica le indicó que cuando todo mundo hablara de un activo, era el momento de vender. Como dice el dicho, cuando te compran, vende. Si hay mercado, satisfácelo. Ahí están las claves para tener una tranquilidad económica.

 


Unos amigos de mis papás construyeron recién casados “La casa de sus sueños” en los patios traseros de la antigua residencia de la familia Cano Peón, en el Paseo de Montejo. La casa era de tintes funcionalistas con decoración minimalista, bastante innovador para los ochenta, veía hacia la calle un jardín repleto de flores, de donde recogía yo algunas para ofrecer a la virgen en mayo u octubre. De repente escuché comentarios entre mis papás de que había “mucha cucaracha” en la casa, la razón era la construcción del primer (y ya extinto) Chedraui en Mérida. Los amigos acabaron por vender la casa a Chedraui hasta que fue inhóspito vivir tras una construcción, la residencia acabo siendo nada, hasta la fecha, sólo una toma de agua y luz queda como rastro de “La casa de sus sueños”. El área forma parte del estacionamiento subterráneo.


¿Qué aprender de esta historia? No aferrarnos a los bienes materiales, a los sueños realizados, ya que todo sirve para progresar. Los amigos lograron vender bien y hacerse otra casa de sus sueños, adaptados a la época. Pudieron haber hecho como el de la película “Up” y dejar que el progreso los rodeara hasta la añeja vejez a costa de su bienestar, con “mucha cucaracha”, malos olores y humedad de un supermercado.

 


Algo similar le pasó a unas amistades en la colonia México, el edificio de Telcel golpeó con el patio trasero de su casa, una de las primeras de la zona. Ahí la compañía de telefonía móvil ofreció y ofreció hasta llegarles al precio. Posterior a su venta, la casa se redujo a una caseta de entrada a estacionamiento para empleados. Hoy las amistades viven de lo más felices en otra zona de la ciudad, ya que supieron hacer bien su negocio, vendieron cuando les compraron, pero antes se documentaron bajo asesoría de amigos abogados y expertos inmobiliarios el valor para su cliente y lo que este podía llegar a pagar. La suma necesaria para vivir una jubilación decorosa.


Siempre tenemos que ver para adelante y aprovechar las oportunidades. Finalizaré con la historia de unos parientes lejanos, quienes tuvieron la bendición de recibir en dólares norteamericanos el pago de una propiedad en Ciudad de México, cuando dicha moneda se cotizaba en 3.50 nuevos pesos mexicanos. La razón de venta fue su traslado de residencia a Mérida, donde encontraron trabajo y una propiedad justo a la medida de sus necesidades, ya que tienen familia grande, lo triste de la historia es que el presupuesto no alcanzaba para adquirirla. Días después, a fines de 1994, el dólar duplicó su valor en cuanto a nuevos pesos mexicanos, lo que hizo que el dinero de mis parientes valiera más y pudieran adquirir la propiedad en Mérida.

 


Tenemos la cultura de aferrarnos a los sueños, de buscar garbanzos de a libra, sobretodo en el mundo de la compra y venta de propiedades. Cuando adquirimos el “status quo” ideal nos aferramos a él ¡Gran error de nuestra parte! La clave está en conocernos, adaptarnos y diversificarnos constantemente, a sabiendas de que si una puerta se llega a cerrar y desaparecer, tendremos la capacidad de abrir una nueva que nos lleve a un camino mucho mejor que el que acabamos de recorrer.

 

Síguenos en:

 

 

 

Viernes, 05 Octubre 2018 16:02

8 puntos para invertir en tierra

LA TIERRA: invertir para vivir

Haz llegado a la meta, ahorraste o recibiste un dinero, o a lo mejor haz conseguido un empleo mejor pagado y tienes mayor flujo de efectivo que antes ¿qué vas a hacer con ese dinero? Hoy quiero darte 8 puntos para invertir en tierra e invertir bien.

 

1.- No vayas con el cochinito de los sueños

Ciertamente tenemos la cultura de guardarlo, en el banco, bajo el colchón, en la alcancía o en el ropero. Esa suma considerable recibida o por recibir te han hecho pensar en viaje, carro nuevo, fiesta… ¡Detente! ¡No seas emocional! ¡Se racional!

 

 

 

2.- Universidades, jubilación e inflación

¿Haz pensado en tu retiro? Los planes de jubilación ya no son como antes, gastar ese dinero para darse un lujo en bienes pasivos, es decir, que no generan ingresos a la larga, puede implicar seguridad y placer momentáneos que te pueden llevar a vivir angustias económicas nuevamente ¿Qué hay con las universidades de tus pequeños? De una u otra manera quieres dejarles un buen activo en sus vidas, que es la educación, para su futuro ¿Qué hay de la inflación? ¡Todo va a subir de precio junto con las necesidades en un futuro! ¡Es inevitable! Los únicos responsables de nuestro porvenir somos nosotros mismos ¡Invierte ese dinero! ¡Hazlo bien!

 

3.- Aprende de cultura financiera

Antes de invertir, aprendamos a tener un orden en nuestras finanzas: Tomemos el ejemplo de los judíos, quienes dividen su ingreso en tres partes iguales: Una la tienen a la mano, para cualquier imprevisto u oportunidad; otra la tienen invertida en su trabajo o negocio propio, aunque el riesgo sea alto y la ultima en tierra, ya que esta última nunca pierde su valor, al contrario, incrementa.

 

4.- La solución es la tierra

Un negocio implica riesgos e invertir mucho de tu tiempo, lo que se tiene en el bolsillo es para vivir. El terreno te permitirá manejar grandes cantidades de efectivo a corto y mediano plazo, lo que te servirá en un futuro para poner tu negocio y conseguir una mejor calidad de vida con dinero en el bolsillo, para que ahora si puedas conseguir el viaje, el auto o fiesta de tus sueños.

5.- La inversión, debe de ser un estilo de vida

La tierra es un bien escaso y no hay forma de reemplazarlo ¡Por eso es tan valorada! Alta rentabilidad, versatilidad y posibilidad de aprovechamiento son tres de las características que nos llevan a elegirla para confiar nuestro futuro económico en ella. ¡Hazlo con visión y asesoría! ¡Ojo, mucho ojo! Antes que nada, ten en cuenta que no es sólo comprar y ya, la idea de invertir en tierra es que puedas vender en un futuro y reinviertas ¡Esto es un estilo de vida!

 

6.- Asesórate

Asesórate en amigos profesionales con experiencia en este rubro, quienes pueden ser corredores inmobiliarios, notarios, contadores, ingenieros, abogados o arquitectos sobre qué zonas son mejor para invertir ¡No te quedes con lo primero que veas en internet! ¡Tampoco le creas a las ofertas! Los garbanzos de a libra son muchas veces utopías en las cuales queremos creer que existen porque nos motivan a actuar.

 

7.- Ten en cuenta la plusvalía

Un factor determinante a la hora de invertir en un pedazo de tierra es la plusvalía de la zona, la cual se toma en cuenta aunado al movimiento en los últimos años y lo qué hay proyectado en ella, que pueden ser supermercados, centros comerciales, hospitales, escuelas y carreteras. El uso al que está predestinado el suelo que vas a comprar es otro de los activos de tu inversión. Puede ser para fines habitacionales, comerciales o mixtos, los dos últimos generan más ganancias que el primero ¡No lo olvides! Si la zona proyecta servicios premium, además de cercanía con avenidas y centros de servicio, harán que tú terreno valga mucho más.

 

 

5.- La inversión, debe de ser un estilo de vida

La tierra es un bien escaso y no hay forma de reemplazarlo ¡Por eso es tan valorada! Alta rentabilidad, versatilidad y posibilidad de aprovechamiento son tres de las características que nos llevan a elegirla para confiar nuestro futuro económico en ella. ¡Hazlo con visión y asesoría! ¡Ojo, mucho ojo! Antes que nada, ten en cuenta que no es sólo comprar y ya, la idea de invertir en tierra es que puedas vender en un futuro y reinviertas ¡Esto es un estilo de vida!

 

6.- Asesórate

Asesórate en amigos profesionales con experiencia en este rubro, quienes pueden ser corredores inmobiliarios, notarios, contadores, ingenieros, abogados o arquitectos sobre qué zonas son mejor para invertir ¡No te quedes con lo primero que veas en internet! ¡Tampoco le creas a las ofertas! Los garbanzos de a libra son muchas veces utopías en las cuales queremos creer que existen porque nos motivan a actuar.

 

7.- Ten en cuenta la plusvalía

Un factor determinante a la hora de invertir en un pedazo de tierra es la plusvalía de la zona, la cual se toma en cuenta aunado al movimiento en los últimos años y lo qué hay proyectado en ella, que pueden ser supermercados, centros comerciales, hospitales, escuelas y carreteras. El uso al que está predestinado el suelo que vas a comprar es otro de los activos de tu inversión. Puede ser para fines habitacionales, comerciales o mixtos, los dos últimos generan más ganancias que el primero ¡No lo olvides! Si la zona proyecta servicios premium, además de cercanía con avenidas y centros de servicio, harán que tú terreno valga mucho más.

 

8.- Elige entre vivir o invertir

La plusvalía determina el precio, hay para todos los bolsillos, así como variedad de planes de pago. Llegando a este punto es bueno saber diferenciar entre los lotes de inversión y lotes urbanizados o residenciales. En los segundos compras seguridad y servicios como agua, luz y predial, áreas comunes de entretenimiento y bardas perimetrales, entre otros. Los espacios ya están listos para que vivas. En los primeros es probable que no cuentes con todo lo anterior, pero podrás obtener un mayor rendimiento conforme vaya creciendo la zona. Ambos tipos de tierra son ideales para generar ganancias, ya que representan costos mínimos de inversión o mantenimiento (predial, barda, mantenimiento o seguridad al ser lote residencial, entre otros), sólo esperar a que aparezca el comprador en el momento adecuado. Lo que es vital es tomar en cuenta la proyección a futuro y estar pendiente ¡Tu pedazo de tierra es para trabajarlo! No caigas en la práctica del abandono por falta de tiempo ¡En la tierra está la clave de tu futuro!

 

9.- Libertad en la carga de impuestos 

Ya ubicada la extensión de tierra en la que invertirás, es importante verificar la libertad de gravámenes, embargos o hipotecas, inscripción en el registro público de la propiedad. Para esto, cualquiera de los especialistas mencionados te puede ayudar. Ten en cuenta antes de todo esto que si el terreno es parte de un ejido o zona comunal ¡No te arriesgues! La regularización puede tardar décadas y, por supuesto, no tienes tanto tiempo para esperar ver el retorno de tu inversión.

 

Elige bien.

Al momento de la selección, es importante plantear todos los escenarios posibles de retorno de inversión, en esto se incluye la fecha en la que lo venderás y los porcentajes que ganarás. Aquí puedes aplicar seguir una regla que se maneja en el mundo empresarial: Un negocio te tiene que dejar ganancias a partir del primer año y el valor se debe incrementar un 20% anual, sino te deja ganancias, lo mejor es claudicar ¡La tierra nunca te va a dejar de dar ganancias! ¡Siempre va a valer más! Algo importante, un terreno es para venderlo en su momento, puedes esperar décadas y obvio va a valer más, pero ¿qué pasará con la inflación? ¿Cómo cambiará el costo de vida? ¿Las necesidades? ¿El consumismo? Lo ideal es esperarte de uno a dos años, dependiendo el movimiento de la zona, pasado ese tiempo, puedes aplicar sacar la ganancia necesaria y vender a un precio mayor.

 

Fíjate metas

 

Ya con selección, proyección de ganancias a futuro y compra hecha. Es momento de seguir las especulaciones e investigar qué es lo que buscan los desarrolladores de la zona de tu terreno a futuro, considéralos tus clientes potenciales ¡De nada sirve que compres algo para vender si no tienes en cuenta a quien te comprará! Fíjate una meta ya que recuperes la inversión, puede ser la universidad de tus hijos, mensualidad para tu jubilación o que mejor que otro pedazo de tierra. Los grandes empresarios más allá de darse un gusto con automóvil último modelo o viaje, se dan el lujo de invertir nuevamente y que mejor que con algo que nunca se depreciará, como lo es la tierra.

 

Conclusión

Ya viste que un terreno es tu llave a la prosperidad, que tienes que apostar por la ubicación, que es una herramienta versátil para construir o vender, además de que los costos de obtención se pueden adaptar a cualquier presupuesto ¡No hay pero que valga! La clave para resolver tus problemas económicos está en la inversión en tierra.

 

Tulum y Mérida

Dos ciudades mexicanas en franco crecimiento que vale la pena echarles un vistazo si lo que quieres es tener un pronto retorno de ganancia. En Tulum, la plusvalía sube entre 8 y 10% anual, por eso es la zona ideal para invertir en el estado de Quintana Roo. El estar ubicado en medio de la reserva de la biósfera de Sian – Kaan, además de su cercanía con polos turísticos como Cancún y Playa del Carmen, la hacen ser concebida como el lugar ideal para vivir en medio de la naturaleza sin estar privado de los servicios que proveen las urbes modernas. Mérida, capital de Yucatán, es la ciudad más segura del sureste, con servicios que la ubican como una de las mejores del país, su crecimiento constante y ubicación estratégica la hacen ser uno de los lugares con mejor calidad de vida en México, a la cual se añaden variedad en servicios de salud, entretenimiento, ecoturismo e historia.

 Síguenos en:

 

 

 

 

 

 

Terrenos residenciales en Punta Misné, las bondades de vivir al norte de Mérida

01 Agosto 2018
Terrenos residenciales en Punta Misné, las bondades de vivir al norte de Mérida

  Las bondades de vivir en Punta Misné     Enclavada al norte de Mérida y cercano a la carretera a Progreso, Punta Misné se perfila como uno de los...

Lotes residenciales en Mérida, una opción para ser "outsourcing"

09 Agosto 2018
Lotes residenciales en Mérida, una opción para ser "outsourcing"

Lotes residenciales en Mérida, la opción para los que quieren trabajar como “Outsourcing” en “Homme Office” Partamos de dos conceptos… “Outsourcing”: Proceso en el cual una organización contrata a otra...

Punta Misné: En lo bello de Yucatán

22 Agosto 2018
Punta Misné: En lo bello de Yucatán

Los titulares de los despachos arquitectónicos LET y AS, Jorge Lechuga Núñez y Xavier Abreu Sacramento, platicaron con el equipo de Ecopsa, empresa desarrolladora de Punta Misné, los puntos de...

Entre la vida citadina y la paz del campo

30 Agosto 2018
Entre la vida citadina y la paz del campo

Entre la vida citadina y la paz del campo: El doctor León Castellanos     Vivir en una privada de lotes urbanizados al norte de Mérida era impensable hace 30 años....

La tierra, el futuro está en la tierra.

20 Septiembre 2018
La tierra, el futuro está en la tierra.

La virtud de invertir en tierras a tiempo   Desde pequeño he escuchado el tema de bienes raíces, recuerdo que fueron dos de las primeras palabras que gustaba de leer...

Terrenos frente al mar y la regla de Los Tres Tercios

27 Septiembre 2018
Terrenos frente al mar y la regla de Los Tres Tercios

Terrenos frente al mar y la regla de Los Tres Tercios Por Mike Peniche García   El papá de un buen amigo mío me dijo hace algunos años “Dios nos...

8 puntos para invertir en tierra

05 Octubre 2018
8 puntos para invertir en tierra

LA TIERRA: invertir para vivir Haz llegado a la meta, ahorraste o recibiste un dinero, o a lo mejor haz conseguido un empleo mejor pagado y tienes mayor flujo de...

Ventajas de invertir en terrenos o en propiedades

16 Octubre 2018
Ventajas de invertir en terrenos o en propiedades

¿Haz pensado que tus condiciones económicas favorables no cambiarán? ¿Piensas que con este sueldo te da y la inflación nunca sucederá? ¿Es necesario tener ese terreno por siempre? ¿Acaso la...

 

 

 
Derechos reservados © 2018 Un desarrollo de